Tuesday, May 30, 2006

Blanco Mario, un relato verídico

El mundo al revés, Blanco Mario me llamaré ahora

Esta, queridos compañeros, no me la van a creer
et pourtant c'est bien vrai, il vient de m'arriver:

Hoy hice mi primesa sesión de terapia de parejas,
y no lo hice tan mal, salieron ellos con fuertes abrazones
(y lo hice todo al revés, me involucré, les conté lo mío)
y, con paso ligero los tres, los conduje a la puerta de mi consulta
y quedamos de vernos pronto, muy pronto, que lo necesitamos los tres.

El relato objetivo y contético de lo que ocurrió:

Poco antes del noticiero central, preparando yo mi yantar
un poco tenso, pues sabía yo que en cualquier momento
podría ella me llamar (ahora nos vemos sólo por celular)
escuché voces (y no era mi muñeca sino una alterada Maitena).

Y salí a copuchar
no estaba solo, varios otros vecinos se inquietaban
que si llamo a la policía, que sí sería lo mejor. Una pobre mina descalza
en la mitad de la calle, me ve y corre a pedirme el fono, que desesperación
morena, grande, regia, el rimmel corrido, que pena que me dió.

Y yo en calzonzillos, que vergüenza mi señor, traté de acogerla
traté de acogerla, como mi terapeuta me enseñó
qué profunda ironía, la Biblia y el calefón, qué sincera emoción
y allá a lo lejos, un fornido garzón, tratando de acalmarla.

Y en eso la Beatriz llamó! Corrí yo a contestar y a pedirle
aplazar un poco la conversación, que asisto a un drama aún mayor
"no hay caso" me respondió, y tuve yo la puerta que cerrarles
y enfrascarme yo en mi propia crucifixión, aplazando comida, noticias
vecinos y terapéutica atención.

Resumiendo: volví a salir, los llamé, le dije que se pusiera la blusa (un sostén de encaje)
los hice entrar a mi futura-ex-mansión y les dí la opción
de descargar su tensión, les reiteré que su problema era el mío también
y los senté en el sillón, y les puse atención, al principio desmarcado
y luego aceptando su pasión, aceptando con temor
que ella apretara mis dos manos y me tomara de ambos brazos
que sólo eso es lo que yo sueño y añoro: tocar y amar a mi Beatriz.

Y la ironía es esta: en todo momento me sentía yo igual a ella y no al varón
El y la Beatriz no violentos, agredidos y de buena alcurnia
Ella y yo inseguros, opacados y rechazados por las opuestas familias
El, dueño de una fábrica metalmetalúrgica, ella madre soltera y luchadora
tratando de sacar adelante a su hijita.

Igual, los hice reir, y abrazarse y besarse, y contamos nuestras historias
todas tan iguales, tanta cabronería en el mundo
(recién ahora me dan ganas de llorar)
Y al marcharse ellos, la parejita, abrazados y acalmados
se me salió, y les grité, "y ¡putas que me dan envidia!"

y no es chiste, me repetía al cerrar la puerta, ver la luna llena
y entrar a mi futura-ex-casa, mi campamento de evacuación,

Y la vida sigue, y aún tengo sus olores en mi piel, y pienso y pienso
que, al hacerlos sonreir, y por sus sinceras agradecidas
que la vida es chiste, y los chistes, ¡chistes son!
Roberto

From: "Luis Peebles" luispeebles@gmail.com
To: "roberto moreno" robertomorenomoore@hotmail.com
Subject: Re: El mundo al revés, Blanco Mario me llamaré ahora
Date: Sat, 18 Feb 2006 18:38:05 -0300

Queridos
Mucho me sorprendí al venir de noche tarde, cansado y con deseos de apurarme porque tengo que regar mis jardines y los del Chico Prieto, hoy por hoy y llegar a alimentar a las bestias que se supone habrán cumplido su misión desde que las dejé en la mañana; entonces me iba a meter al paso bajo nivel por La Florida, calculando pasar a un auto más chico antes del semáforo para doblar, cuando entre medio de las luces y los megacarteles luminosos se me apareció el Kirkinche con su cara de niño y justo se me desapareció cuando bajé debajo de Walker Martínez. El Kirkinche ya lleva como 10 días viajando por el sur de la Argentina y Chile y se me aparece de preocupación cuando estoy cansado, presto a ir a dormirme. Tampoco ha llamado a la María Elena a la playa. Pero cuando emerjo, me sale el Kirkinche con su pelo al viento a 10 metros de altura y 10 metros de ancho iluminado en una toma con angular que le deforma la nariz.
Ven a verlo. Es una propaganda de Mall Center Plaza en la Avenida La Florida entre Walker Martínez y Jerónimo de Alderete.
Y me cuentas si te ha llamdo a tí en su viaje.
Un abrazo.
Kiko


Cada uno en su personal viaje, Kiko

Gracias por la deferencia, no sabía de José Manuel sino por la vecina,
que alojó aquí a mediados de enero, justo cuando con la Beatriz,
partimos a buscar al Pedro y al Lucas, por Curacautín pa' arriba y nieve
primera vez, imagínate tú, quince días solos, sin los retoños, un calvario.

Y la historia de la parejita peleadora que acojí, es aún más chistosa!
llamé el viernes al Dino, por necesidades de trabajo,
y su hermana contestó: "No llame más, él me contó, usted es el demonio"
ahí caí en la cuenta que él, pentecostal, sufría por una mujer del arrabal.

Roberto Moreno
febrero de 2006

1 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Here are some links that I believe will be interested

6:59 AM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home