Sunday, March 08, 2015

¿También tú, Fulvio?

(Últimas palabras de César al morir)

Aunque te hayas ido a los baños termales al fin de las Austragallias, tu(s) fiel(es) servidor(a/e)s, seguían y siguen complotando para obtener unos dracmas de oro para tus lujuriosas necesidades...

Lama, Lama Sabactanis, que al fiscal, toda inútil apariencia se cae, se cae la seda y la mona, mona queda (¿o eran unas MONEDAS las que quedaban?).

Sí, el escalofrío ya se te nota, y la procesión no va por dentro, va directum al Anexum Penitentiarum el desfile, para entretener al populachum cuando el Imperator ve que se molesta un poqueli la publiquem opinionem, baja el reitin presidenciabilem, y algún pobre gil habrá que sacrificárselo, aunque sea un par de días, meses hasta conseguir desterrárselo, a las Argentínicas praderas -como ya nos resultó con la cabra tonta esa, mire que salir a pasear los traguelis y pa los recolmos chocar-, que ligerito a todos y todas se les va a desmemorianem los desfiles de cum magnum laudatem, al Coliseum Romanun Pax Jacta Est y volverá a reinar entre los súbditos de Cleopatra la loca carrera por hincharse la Panza.



0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home