Tuesday, March 22, 2016

Que pena los atentados, que pena más grande

Que pena que tengamos que relacionarnos con gente que se destroza a sí misma para hacer ver al mundo las tremendas diferencias que hemos creado:
Los poderosos hacen y han hecho lo que quieren y pa los recolmos, mutatis mutandi, re-escriben la historia y se auto-absuelven de todas sus porquerías de atrocidades, estos "demócratas y defensores de los DDHH".

Que pena haber enviado a niños a re-conquistar Jerusalén (para qué, de qué les podría servir, quizás para controlar la ruta de la seda, razones económicas),
Que pena los pobres africanos a quienes compraban con alcohol, dulces y collares para llevarse esclavos a morir cosechando algodón,
Que pena los hermanos israelitas que no se reconvertían y eran quemados en hogueras fastuosas, en Andalucía y allende los mares.

Que pena nuestros ocupantes originarios en México, en Lima, Perú, en Cartagena de Indias, asesinados por la Real Inquisición por ser como eran, antes de la llegada de los "descubridores" de América.
Que pena el exterminio de nuestros habitantes ancestrales en Tierra del Fuego, para mejor cultivar ovejas.
Que pena que todas estas atrocidades han sido generadas por las civilizaciones (y no culturas, que eso es otra cosa muy superior, ver A. Toynbee) que ahora se sorprenden por estas respuestas a sus vicios milenarios.

Que pena este mundo que estamos creando
R

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home