Wednesday, November 22, 2006

Recetas para olvidar


Recetas para no pensar tanto, para no desesperar, para dejar en paz el mail, para salir a jugar a la pelota vasca a la entrada de la casa, para ir a escuchar los últimos hits japoneses que pone el vecino, para dejarla tranquila que haga sus cosas y mañana será otro día, otro pájaro cantará y -quizás- hablaremos de algo, de nada, de salir al Museo de Artes Visuales MAVI.

Zapallotes italianos al forno

Tome los mayores que encuentre y déles un sólo tajo transversal, sin temor, de principio a fin.
En el horno luciferano dispóngalos dónde caigan, poco importa, siempre que estén de espaldas a la calor.
Olvídelos, se cuidan solos, no hay más nada que hacer: vaya a reparar bicicletas, salga a buscar maderas para el próximo asado, siéntese -ya que no aguanta más- a ver si hay noticias de ella en el mail!
Olvídelos, mientras más lejos esté, mejor será el sabor.
Vea las noticias, charle por teléfono, haga vida social, pero -sobre todo- no piense en ellos ni en ella.
Si nada de lo anterior lo motiva, dése un salto al Parque Forestal.


Cuando ya el hambre lo despierte de los ensueños e imaginaciones de futuros esplendorosos a la vuelta de la esquina, abra el horno, retírelos con sumo cuidado al plato de cada invitado y ponga sal de mar gruesa en sus guatitas, zájelos al medio con bisturí o cuchillo carnicero bien afilado, vierta en la herida recién abierta aceite de oliva del verde, ese que venden detrás de la Vega grande y llévelos al comedor: lucimiento garantizado.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home